Efecto Batman

¿Alguna vez has dudado de tí o sentido bloqueo ante una situación vital determinada? (una presentación en público, un nuevo puesto laboral, afrontar una crisis, etc)? Como sé que la respuesta va a ser SI, te propongo una herramienta para salir del paso.

En tal caso crear un ALTER EGO al que recurrir en situaciones de estrés y ansiedad puede ayudarte para superar temores. La pregunta podría ser: «¿Qué haría Batman en esta situación?«

Hablamos de Batman pero nos valdría  cualquier otro superhéroe,superheroína o personaje que nos genere admiración.

Este recurso llamado “efecto Batman” ha sido muy estudiado en psicología infantil, pero puede aplicarse en las personas adultas como estrategia de autocontrol en diferentes ámbitos vitales  con excelentes resultados.

La cuestión del alter ego a menudo comienza como un juego de roles, pero si te mantienes firme, el tuyo puede terminar mostrándote de lo que eres capaz.

Las personas en función de nuestras experiencias, construimos una serie de creencias de lo que podemos y no podemos hacer. Así que entrar en el mundo de un alter ego puede ser una forma de reconstruir conscientemente nuestras propias identidades y reescribir nuestras propias historias.

Esta herramienta de construcción de un alter ego nos lleva a  sentir más confianza en unx mismx.

Parte de la magia de lo que ha sido denominado «efecto Batman» tiene que ver con un  proceso que se llama AUTODISTANCIAMIENTO.

La idea es utilizar este proceso de autodistanciamiento para actuar de manera más creativa y encontrar nuevas formas de expresarse. Esto puede empoderarnos de manera increíble y ayudar a liberarnos de las limitaciones impuestas por nuestras propias inseguridades y e incluso por la sociedad.

El autodistanciamiento consiste en nuestra capacidad para dar un paso atrás y pensar en nuestras experiencias desde una perspectiva psicológicamente más distante. Ello puede ser muy útil para ayudarnos a superar experiencias emocionales problemáticas o a aceptar retos vitales que nos desbordan o nos bloquean.

Una parte importante de este proceso de autodistanciamiento es el «diálogo interno a distancia», que implica ayudarse a sí mismo a resolver un problema como lo haríamos con un amigo o amiga.

El lenguaje utilizado es clave. Cuando usamos palabras como «tú» y «tu» en lugar de «yo» y «mi», en realidad estamos activando diferentes partes de nuestro cerebro, las partes que normalmente usamos para pensar en otras personas. Y a menudo somos mucho mejores en ayudar a otras personas que en pensar en nuestros propios problemas.

Estas técnicas de externalización pueden darnos un poco de espacio extra para afrontar una situación de manera racional y ayudarnos así a controlar la ansiedad, a cambiar la relación con nuestras emociones o a incrementar nuestro autocontrol haciendo que los problemas sean más manejables.

Cuando estamos inmersos en un problema, estamos tan enfocados en él que es difícil tener una perspectiva amplia. Por este motivo, usar técnicas de autodistanciamiento (como la que propone el efecto Batman) puede hacer que los niveles de estrés bajen, al tiempo que se incrementa la capacidad de resolver problemas y conflictos.

Si el alter ego se construye de manera consciente y con propósitos saludables, puede convertirse en un buen recurso para evolucionar y conseguir metas personales.

Hay que tener en cuenta que el alter ego debería tener un plazo de vida limitado y que es recomendable despedirse de él en cuanto se haya superado el periodo de ansiedad o angustia que nos genera la situación en la que estamos bloqueados, ya que,a la larga resulta más efectivo aprender a gestionar las emociones con la ayuda de otras herramientas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *