Miedo a volar

¿Tienes miedo a volar? El verano ya está aquí y si tienes la suerte de poder viajar puede que te encuentres otra vez ante el mismo escollo que otras veces: no te hace ninguna gracia subirte a un avión. Si es así te vendrá bien seguir leyendo.

La aerofobia o miedo a volar es uno de los miedos más comunes en el ser humano (se habla del 25% de la población). Este miedo puede ir desde una pequeña inquietud durante algún momento del vuelo (el despegue o el  aterrizaje, quizás si hay turbulencias…) hasta un miedo constante (que puede llegar a causar malestar incluso días antes de subirse al avión).

Es importante que sepas que no se tiene miedo al avión en sí, sino a algo que ello conlleva, algo que podemos pensar en determinado momento. Podríamos hablar de dos grandes grupos de miedo: Por un lado está el miedo a sufrir un accidente y por otro el miedo a sentir una incapacidad a asumir el vuelo, que estaría más relacionado con otras fobias (claustrofobia, agorafobia, miedo a las alturas, etc).

miedo a volar-baldomirpsicologa

¿Hay algo que pueda hacer para manejar el miedo a volar? Claro, aquí te doy unos consejos que harán que tu experiencia de vuelo sea muy diferente:

1. Acepta tu miedo. En lugar de pelear con el miedo, sustitúyelo por aceptación. Si asumes tu miedo a volar, junto con los muchos cambios fisiológicos y emocionales que lo acompañan (como la sudoración, los temblores o el tener pensamientos catastróficos) se te hará más fácil el controlar la ansiedad . Si bien es importante tener un grado de consciencia sobre este miedo, no se puede dejar que la fobia te defina. Observa tu miedo a volar desde la distancia, lo que esencialmente consiste en que intentes disociarte de los pensamientos llenos de ansiedad que están relacionados con el vuelo. Recuerda, tú no eres tu miedo, no dejes que estos pensamientos controlen tu vida.

2. Infórmate. El conocimiento es un paso muy importante para perder el miedo a volar. El ser humano tiende a tener miedo o desconfiar de lo desconocido. Por ello, cuanta más información tengas menor será tu miedo. Comprende porqué volar es el transporte más seguro.

El miedo a volar suele venir derivado del hecho de saber que, por un lado, si hay un accidente tenemos muy pocas posibilidades de sobrevivir, y por otro, que no controlamos el aparato. Estas dos teorías se desmontan rápidamente: ni siquiera cuando conducimos nuestro coche tenemos pleno control de la situación ya que la mayoría de los accidentes vienen determinados por la maniobra de otro vehículo. Además el número de accidentes aéreos es ínfimo comparado con el número de vuelos anuales. Céntrate en estadísticas de seguridad aérea: casi cuatro billones de personas vuelan al año sin problemas en 38 millones de vuelos. Superar el miedo a volar implica centrarse en la seguridad del vuelo, en lugar de en las cosas que imaginas que pueden salir mal.

miedo a volar

3. Organiza tu viaje. Es importante ir con tiempo al aeropuerto. Las prisas junto con el temor a perder el vuelo pueden generar estrés incluso antes de llegar al aeropuerto. Por ello es recomendable salir de casa con el tiempo suficiente para poder llegar tranquilamente y poder relajarse antes de subir al avión.

Es mejor tomar vuelos directos y en aviones del mayor tamaño posible. También quizá sea mejor elegir un vuelo nocturno y llegar cansado al avión para intentar dormir. Una buena experiencia aérea contribuirá a quitar el miedo a los aviones y, en consecuencia, el miedo a volar.

4. Elige tu asiento. Si tienes miedo a volar, lo peor que puedes hacer es elegir un asiento en la cola del avión ya que son éstos los que mayor sensación de temblor transmiten al pasaje. Siéntate lo más cerca posible de las alas, por ser la zona del avión con mayor estabilidad.

El hecho de sentirse encajonado tampoco ayuda a la persona que tiene miedo a volar. Se puede producir un cierto efecto de pánico al pensar que no pueden moverse si algo sucede durante el vuelo. Si es tu caso, lo mejor es que intentes coger un asiento de salida de emergencia o la fila delantera, donde el espacio para nuestras piernas es mayor. Y mejor junto al pasillo que en ventanilla. Ir confortable en el avión contribuirá a que te relajes.

 La persona con miedo a volar va a emitir conductas de vigilancia, como mirar por la ventana para comprobar si el motor funciona o si las alas «están en su sitio». Para evitar esto elige un asiento que no esté al lado de la ventanilla.  Cuanto más vigilemos algo que no podemos controlar, más aumentará nuestro nivel de ansiedad.

5. Entrénate. Los días previos al vuelo entrénate en imaginarte una experiencia de vuelo tranquila. Te ayudará a aliviar tu miedo. Visualiza todo el proceso, desde que sales de tu casa al aeropuerto hasta que aterrizas en tu destino. Además tendrás que imaginarte afrontando la situación tranquilamente y con seguridad. Dicha visualización hace que la experiencia sea más tranquila.

miedo a avion

6. Distráete.  Una  forma efectiva de reducir la ansiedad es buscar diferentes distracciones. Una buena idea puede ser la música. Genera emociones positivas y evita las negativas. También te puede ayudar el estar centrado/a en una película, una serie, un libro o juego. Hará que te olvides de tu miedo a volar y el tiempo pasará mucho más rápido. Si no consigues centrarte entabla conversación con tu compañero/a de asiento. Una buena conversación te hará olvidar lo que ocurre en el resto de la cabina.Si esto falla siempre puedes intentar dormir.

7. Imagina. Si has probado a distraerte y no funciona porque te asaltan pensamientos negativos prueba a combatirlos con tu imaginación. Puedes imaginar que estás en otro sitio, por ejemplo un bus. Cierra los ojos e intenta visualizarte dentro de un autobús viajando por carreteras secundarias donde el paisaje es agradable y acogedor. Si el avión se sacude un poco, simplemente imagina que el autobús acaba de coger el típico bache de carretera regional.

También te ayudará el pensar en las cosas buenas que te esperan en tu destino. Esas cosas por las que lo has elegido: playas de arena blanca junto a un mar de agua cristalina, o las amistades que vas a volver a ver después de tanto tiempo, o los bosques, montañas, ríos y lagos por los que pasearás con tu mochila, ese concierto que llevas años esperando, etc. Intenta dibujar en tu mente  evocadoras imágenes de las cosas que esperas de tus vacaciones. Concentrándote en ellas te olvidarás donde estás. A fuerza de ver y disfrutar el lado positivo de viajar en un avión con suerte acabarás quitándote el miedo a volar.

miedo_volar

8. Relájate. Practica la respiración diafragmatica. Recurre a ella al mínimo atisbo de ansiedad. Aquí te enseño cómo hacerlo. Huye de los pensamientos negativos y verbalízate instrucciones positivas. Has de decirte frases relajantes o de seguridad. Puedes utilizar la información de la que dispones sobre la seguridad de este medio de transporte. Repítelas hasta que notes que la ansiedad va disminuyendo.

9. Evita los excesos y sientete cómodo/a. Comer y beber en exceso puede ser perjudicial. Una copa de vino ayuda a relajarse, pero el exceso de alcohol puede generar pensamientos negativos difíciles de controlar. Por otro lado la comodidad es un factor muy impportante a la hora de realizar un viaje en avión. Elige ropa ligera y cómoda que te permita moverte libremente y no obstaculice la circulación sanguínea. Es bueno también levantarse de vez en cuando si el vuelo es muy largo, para mover un poco los brazos y las piernas.

10. Habla con un profesional. Si tras leer esto estás sintiendo ansiedad en lugar de ganas de viajar, consulta con un/a terapeuta. Te proveerá de las herramientas y técnicas que necesitas para tranquilizarte, tener más conocimientos sobre tu ansiedad y poder disfrutar volando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *