Afrontar la Navidad durante un proceso de duelo.

El duelo y la Navidad: Cómo afrontarlo. La Navidad está a la vuelta de la esquina y los recuerdos de las personas  que ya no están afloran en esta época del año con mucha intensidad. Tras la pérdida de un ser querido, las celebraciones navideñas se convierten en un recordatorio inevitable de esta ausencia física. Cuando estamos atravesando un proceso de duelo, la Navidad se puede convertir en un verdadero desafío emocional.  Nos  gustaría dormir desde los días previos y levantarnos cuando todo haya pasado o simplemente borrarla del calendario. Obviamente esto no es posible ni tampoco saludable. Se trataría de un alivio inmediato que tan sólo nos llevaría a postergar el duelo, pero no evitarlo.

Por todo ello, intentaré ofrecerte unos consejos para que puedas afrontar estos días del mejor modo posible.

1. Planifica. Las reuniones familiares pueden causar ansiedad e incluso temor en estos momentos de especial vulnerabilidad. Si además te cargas de todas las tareas que ello implica puedes sentirte realmente abrumado/a. Para aliviarlo intenta organizar la reunión de forma previa. Acepta la ayuda práctica que te ofrezcan tanto tus amistades como tus familiares. Llama a las personas con quienes compartirás estas fechas  y exprésales cuáles son tus expectativas respecto a estos días. Comparte con ellos/as tus emociones e inquietudes siendo honesto/a respecto a cómo te gustaría hacer (o no hacer) las cosas este año.

Si tu casa solía ser el punto de encuentro habitual, piensa si este año quieres que siga siendo así o bien deseas que sea otra persona quien se encargue. No debes sentirte culpable por negarte a asumir la responsabilidad. Procura hacer solamente aquello con lo que te sientas cómodo/a y establece expectativas realistas tanto para tí  como para los demás.

2.Expresa tus emociones. Y sobre todo respétalas. Lo más normal será que experimentes una intensa montaña rusa emocional. Sé comprensible y respetuoso contigo. No te juzgues a ti mismo ni a los demás por las reacciones que se den durante los momentos de celebración. Cada persona expresará estos sentimientos de manera diferente. El duelo es único para cada ser humano al igual que la forma en la que lo mostramos (o no).

3.Simboliza a la persona fallecida. Es posible que por momentos sientas fuertes emociones por el dolor de la ausencia. La navidad es una lista de rituales y si te apetece puedes crear uno nuevo que repetir cada año donde puedas recordar a quien ya no esté. Esto te ayudará de alguna forma a sentirlo/a cerca. Muchas veces, el dedicar una actividad a la persona ausente ayuda por un lado a honrar su memoria y por otro a reconocer que las cosas han cambiado irremediablemente. Será una parte de tu proceso de aceptación.

4.Crea nuevas tradiciones. Busca actividades que te resulten consoladoras y gratificantes para esta Navidad. Excluye aquellos rituales que aún pueden causarte dolor y tristeza. No te sientas obligado/a a participar en actividades para las que aún no te sientas preparado/a. Muchas familias suelen tomar estas nuevas tradiciones solamente durante la primera Navidad mientras que otras incorporan estas actividades a sus celebraciones de modo permanente.

5.Alivia la ansiedad y el estrés. Quizás ya los vengas notando desde hace unas semanas manifestándose de diferentes formas: insomnio, cansancio, falta de concentración, irritabilidad, falta de apetito, etc. Intenta encontrar pequeños espacios para que tanto tu mente como tu cuerpo se relajen. Sal a dar un paseo por un parque, reúnete con alguien cercano para charlar, escucha música relajante en un lugar tranquilo, etc. Serenar tu mente y darle un respiro a tu cuerpo te permitirá no sólo aliviar la sensación de agobio que te invade sino también renovar las energías para los próximos días.

6.Deja las grandes ingestas de alcohol de lado. El alcohol es un depresor del sistema nervioso central con efectos sedantes. Quizás sea tentador usarlo para adormecer tus emociones y desterrar la tristeza, pero más allá de la primera copa de vino, el efecto será el contrario al deseado.

No es saludable para tu proceso de duelo el pretender la no existencia de esta tristeza. Evitándola lo único que conseguirás es prolongar este dolor en el tiempo. Por supuesto que esto no significa que en esta Navidad no puedas probar el alcohol (excepto si estás con algún tipo de medicación). La clave está en no considerarlo como una herramienta para evadir el dolor.

7.Si necesitas un respiro durante las celebraciones, tómatelo! Busca un espacio tranquilo donde puedas tomarte unos minutos de descanso, donde puedas llorar tranquilamente si lo necesitas, hacer algún ejercicio de respiración si tienes ansiedad, o simplemente estar en soledad fuera de todo el bullicio de estas fiestas.

duelo-navidad-psicologa-coruña

En resumen, no hay una forma correcta o incorrecta de celebrar la Navidad cuando estamos en proceso de duelo. Lo único importante es que no ocultes tus sentimientos o los evadas. No vivas estos momentos como si nada hubiera pasado, permítete sentirte triste o llorar cuando así lo desees porque ocultar tus emociones te provocará mayor daño. Busca el apoyo de tu gente cercana y tómate las cosas con tranquilidad, planificando lo que deseas hacer sin imponerte ninguna autoexigencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.