“Mindfulness. Seis preguntas y un apunte”

1. ¿Qué es? Mindfulness  o Atención plena es una reciente adaptación de las formas tradicionales de  meditación oriental (concretamente del budismo) a la cultura y a la ciencia occidental.

1-japanese-zen-garden-dirk-erckenHace referencia a la capacidad de prestar atención con la máxima intensidad y con total aceptación (libre de todo control y juicio de valor)  al momento presente. La atención plena es el vivir aquí y ahora, sin juicios, sin culpas, sin miedos, sin adelantar acontecimientos, sin poner etiquetas. En resumen, es aceptar sin valorar.

2.¿Cómo se practica? Tras elegir un ambiente tranquilo y libre de distracciones, básicamente debemos escoger algo que nos ancle al presente (puede ser nuestra respiración, nuestras sensaciones corporales, un sonido que provenga del exterior, etc) tras ello debemos centramos plenamente en dicho anclaje escogido. A partir de ahí observamos lo que surja (ya sean sensaciones, pensamientos o emociones) siempre intentado no emitir un juicio sobre ello, dándonos cuenta de que son sucesos no permanentes que deberemos dejar ir para volver  a anclarnos en el presente y así continuar el proceso.

mindfulness3.¿Qué conseguiremos? Practicando mindfulness seremos más conscientes de nuestras propias experiencias, aceptando lo que viene sin reaccionar. Esto nos entrenará para responder a lo que nos suceda en el día a día de una forma más reflexiva y/o equilibrada ya que regularemos mejor nuestras emociones. Además, al anclarnos al presente y no meternos en el contenido de nuestra mente, que suele vagar por el pasado y el futuro, conseguiremos bajar nuestro nivel de estrés, ya que si lo que nos demanda el ambiente es solo lo que existe en ese preciso momento (y no la suma de eso más la cantidad de los contenidos mentales que creamos) nos sentiremos mucho más capaces a la hora de solventar cualquier problema que se pueda dar en nuestras vidas.

4.¿Qué beneficios tiene? Como ya hemos dicho, además de regular las emociones y el nivel de estrés, existen numerosos estudios que nos muestran que practicar regularmente mindfulness afecta de forma positiva al control de la capacidad de concentración, nos ayuda a dormir mejor en casos de insomnio, desarrolla la inteligencia emocional, ahuyenta la culpa y la autocrítica destructiva, mejora nuestras relaciones interpersonales, se previenen recaídas en personas con adicciones, ayuda a disminuir la sensación de soledad en las personas mayores, disminuye el riesgo de depresión, ayuda a controlar las compulsiones…en definitiva, mejora nuestra salud mental.

5.¿Ya está? No, el entrenamiento es clave. Las primeras veces tendremos la sensación de que no lo hacemos bien, porque no paramos de pensar en tareas que tenemos pendientes o en algo que nos pasó hace un par de días o en cualquier otra cosa…No te preocupes, esto es normal al principio, el mindfulness no se hace ni bien ni mal, ha de entrenarse para dominar la técnica. Se recomienda hacerlo unos 20 minutos diarios y al cabo de un mes empezarás a notar sus efectos en tu vida diaria.

zen-meditation6.¿Cuándo no debo practicar el mindfulness? Se desaconseja en personas muy desbordadas por sus circunstancias vitales y también en el caso de personas muy deprimidas o con rasgos muy obsesivos y/o aprensivos además de en personas con problemas de despersonalización.

Para finalizar un apunte: Mucho se ha hablado en los últimos años de las bondades de la Atención Plena, sin embargo se ha de matizar que el mindfulness no es la panacea que todo lo soluciona como puede parecer, hemos de verlo como una herramienta más a la que podemos recurrir para mejorar nuestra calidad de vida y sobre todo, ante la posibilidad de que pueda provocar efectos indeseables, su uso terapéutico debería estar supervisado por un/a profesional formado en psicología o en alguna rama de las ciencias de la salud.

5 comentarios en ““Mindfulness. Seis preguntas y un apunte”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.